Jose Dávila (Guadalajara, MX, 1974)

La obra de Jose Dávila se origina a partir de los lenguajes simbólicos que operan dentro de la historia del arte y la cultura visual occidental. Estos lenguajes pictóricos, gráficos y escultóricos son reconfigurados en relaciones contradictorias y contrastantes, poniendo al límite la correspondencia entre forma y contenido.

El artista representa estas oposiciones a partir de diversas perspectivas: la asociación entre la imagen y la palabra; las disposiciones estructurales de ciertos materiales que pueden llevar al equilibrio armonioso o al desorden; el uso de rutas periféricas para definir el espacio arquitectónico y la presencia de los objetos. El trabajo de Dávila es esencialmente multidisciplinario; estas aporías materiales y visuales se concretizan de diferentes maneras y presentan paradojas que permiten la coexistencia de la fragilidad y la resistencia, la calma y la tensión, el orden geométrico y el caos aleatorio.

Una parte del trabajo de Dávila utiliza la apropiación y la recontextualización de obras de arte icónicas para cuestionar la forma en que reconocemos y nos relacionamos visualmente; una serie de traducciones y procesos de edición se llevan a cabo para alterar el proceso de identificación, se modifican los materiales, algunos elementos son evidenciados mientras que otros son ocultados, también se reproducen los lenguajes de ciertos movimientos artísticos con recursos locales y en un contexto contemporáneo.

Su trabajo escultórico toma como punto de partida la especificidad de los materiales utilizados, su procedencia, su valor simbólico y sus características formales son elementos que entran en juego; materiales industriales interactúan con materiales orgánicos en crudo. Dávila dispone de los objetos como si fueran los elementos básicos del dibujo (punto, línea y plano) para crear construcciones que ponen a prueba nociones de equilibrio, estabilidad y permanencia. Con estas esculturas Dávila busca hacer evidentes y visibles los procesos físicos y las dinámicas que son necesarias para que las cosas mantengan su forma y ocupen el espacio de una manera específica y determinada. La intervención humana y la disposición material de las cosas producen sistemas híbridos que responden a intuiciones estructurales; lo técnico se desdobla a sí mismo como una dimensión poética.

Jose Dávila es un artista autodidacta. Estudió arquitectura en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Guadalajara, MX).

Su trabajo ha sido expuesto en el Museo del Novecento, Florencia, IT; Getty’s PST LA/LA Triennial, Los Angeles, EUA; Blueproject Foundation, Barcelona, SP; Hamburger Kunsthalle, Hamburgo, DE; Marfa Contemporary, Marfa, EUA; Savannah College of Art and Design, Savannah, EUA; Gemeentemuseum, La Haya, NL; Museum Voorlinden, Wassenaar, NL; Museo Universitario de Arte Contemporáneo, MUAC Ciudad de México, MX; Caixa Forum, Madrid, SP; MoMA PS1, Nueva York, EUA; Kunstwerke Berlín, DE; San Diego Museum of Art, San Diego, EUA; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, SP; MAK Viena, AT; Fundación/Colección Jumex, Ciudad de México, MX; Bass Museum of Art, Miami, EUA; Museu de Arte Moderna, Sao Paulo, BR; entre otros.

Su obra es parte de colecciones internacionales públicas y privadas como el Centre Georges Pompidou, París, FR; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, SP; Inhotim Collection, Brumadinho, BR; Hamburger Kunsthalle, Hamburgo, DE; entre otras. También ha sido presentado en publicaciones internacionales como Cream 3, ed. Phaidon; 100 Latin American Artists, ed. Exit y en la monografía The Feather and The Elephant, ed. Hatje Cantz.

Jose Dávila ha sido galardonado con el Baltic Artists’ Award 2017 en el Reino Unido y en 2016 fue Artist Honorée del Hirshhorn Museum en Washington D.C., EUA. Dávila ha recibido apoyos de la Fundación Andy Warhol y del Sistema Nacional de Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, México. El artista vive y trabaja en Guadalajara, MX.

Nació en Guadalajara, 1974

Vive y trabaja en Guadalajara, México.

La práctica artí­stica de Jose Dávila se sitúa en los lindes entre el homenaje, la imitación y la crítica. Como dentro de un espejismo, Dávila utiliza diversas estrategias de reproducción para desarticular la relación entre forma y contenido; abordar cuestionamientos acerca de el uso y la ocupación del espacio, así­ como manifestar las virtudes y deficiencias de los referentes que cita. El imaginario que constituye su obra, está basado en un profundo acercamiento a la Arquitectura y a la Historia del Arte de Occidente, lo que le permite crear juegos tautológicos que remiten al legado de las vanguardias del S.XX. Frecuentemente, la naturaleza de sus materiales lo acercan tanto a la arquitectura como a la producción artí­stica, lo que suscribe el trabajo de Dávila a los principios propios del Minimalismo y Arte Povera.