Obra sobre papel y cartón

Previous
Next

Las obras de Jose Dávila realizadas con cartón muestran composiciones geométricas que se acumulan y se entremezclan entre sí, generando una serie de ritmos espontáneos y una sensación de orden. Previamente, Dávila utilizó el cartón para ejecutar una serie de “adaptaciones locales” de obras icónicas del minimalismo; este proceso puede ser descrito como una desacralización material, ya que traduce esculturas fácilmente reconocibles en presencias volumétricas genéricas, como si fueran simples patrones para ocupar el espacio. El artista utiliza el cartón para solidificar estos patrones, comunicando su esencia desde la fragilidad, nuevas connotaciones simbólicas y su propia localidad.

Con estas obras gráficas Dávila lleva estas reflexiones propias de la escultura al campo pictórico. Diferentes segmentos de cartón son acomodados de manera casi accidental; las formas geométricas que aparecen son reminiscentes de la abstracción modernista. Con materiales povera, Dávila crea un sistema modular contradictorio, en el cual la sensación de orden aparece de manera intermitente y se ve interrumpida por el material mismo. Este sistema no asegura la repetición de la formula que ilustra. Aunque estas composiciones se comporten de manera modular, cada una de ellas permanece encapsulada en su propia condición incierta.

Otras obras sobre papel incluyen Exercise of the Possible, una serie de dibujos que utiliza el azar como principal agente productor. Un globo con helio sostiene en perfecto balance un pincel o pluma de aceite sobre el papel, desplazándose libremente a través del campo de dibujo. Este proceso permite ceder el control de la mano del autor para la realización de la obra de arte. Evocando la pintura abstracta y los procesos automáticos explorados por las vanguardias del siglo XX, los dibujos establecen un diálogo con el legado de la historia del arte moderno.

Al colocar el mecanismo para crear Exercise of the Possible, Dávila se posiciona a sí mismo como un dibujante indirecto; la física y la casualidad son parte del proceso artístico y co-autores de la obra. Este proceso recuerda al pensamiento de Donald Judd, quien, al ser cuestionado en relación a si los verdaderos artistas son aquellos que hacen ellos mismos su trabajo, declaró que “los métodos son irrelevantes siempre y cuando el resultado sea la creación de arte”. Así, el artista, a través de una suerte de firma colectiva, presenta también la imagen de este instrumento de dibujo: un globo encabeza la máquina de equilibrio mientras mantiene el contrapeso que se encarga de lanzar fortuitamente trazos sobre un plano.