Pintura

La amplia variedad de pintura sobre lienzo que Jose Dávila ha creado en años recientes comparte la misma intención conceptual, la acumulación de imágenes pre-existentes provenientes de diferentes fuentes. El lienzo funciona como un campo transformativo: las palabras pueden sustituir a un objeto, una imagen puede reemplazar a una palabra, el nombre de un objeto puede devenir en imagen. Dávila entiende el campo pictórico como una plataforma donde las relaciones entre imágenes, objetos y palabras adquieren un carácter de fluidez. El camino desde una palabra hasta una imagen puede desviarse o ser demorado, la pintura se convierte en una acumulación de virajes.

Estas obras recientes de Dávila muestran nuevos métodos de asociación, sustitución, yuxtaposición y fusión. Una serie de elementos geométricos irrumpen sobre descripciones impresas con serigrafía extraídas desde distintos libros sobre historia del arte, la naturaleza de la percepción humana y anatomía. Los gráficos, por otro lado, vienen directamente de las referencias artísticas de Dávila: Ellsworth Kelly, la abstracción geométrica, el movimiento del neo-concreto brasileño, el constructivismo ruso, Hilma af Klint, entre otros. Simultáneamente, estas pinturas representan una exploración relativa a la composición, uno de los aspectos formales principales de la pintura, donde el artista toma decisiones estéticas relativas a la distribución de las formas y del color.